español English version

TURISMO


Del etnodesarrollo al etnoturismo

 

En el Chocó un nuevo vocablo hace parte hoy en día del empoderamiento étnico y político de las organizaciones  afro chocoanas con incidencia directa en las comunidades negras se trata del “ etnodesarrollo” un modelo de desarrollo propio que combina lo étnico , el territorio con la economía, en términos técnicos se entiende como el “Ejercicio de la capacidad social de un pueblo para construir su futuro aprovechando para ello las enseñanzas de su experiencia histórica y los recursos reales y potenciales de su cultura de acuerdo con un proyecto que se defina según sus propios valores y aspiraciones”. (Guillermo Bonfil Batalla, 1982)

 

El etnodesarrollo en el Pacífico ha de considerar la concepción de territorio en las diferentes etnias del Pacífico tiene elementos comunes y diferenciales y la titulación de Resguardos y territorios colectivos implica transformaciones en las concepciones originales de territorio y en sus imaginarios; surgen elementos nuevos tales como titulo, límite, vecino, Surgen nuevas prospectivas, el empoderamiento cultural, económico y político a partir del manejo autónomo y/o mixto del propio destino.

 

Bajo este enfoque se percibe el etnoturismo como una de las tantas posibilidades que poseen este departamento en el marco del etnodesarrollo para albergar a los colombianos que estén dispuestos a compartir con las culturas negras e indígenas y aprender de ellas su diversidad biológica y cultural, sus formas de vida, mitos, tradiciones y bellezas naturales, celosamente camufladas en la selva.

 

El Chocó es un emporio de recursos naturales geográficos, biológicos, hidroenergéticos, geológicos y turísticos en donde el principal y más valioso es el aspecto cultural asimilado a un sistema de producción armónico por siglos con la vocación del medio. Es un mundo que la mayoría de colombianos no conocen, ni entienden. Menos pueden comprender el valor que pueda tener este Andén, para el nombre que ha sido capaz de sobreponerse por cientos de años a la presión hostil de conquistadores, colonizadores, evangelizadores, esclavistas, empresarios de caucho, el oro, la madera y hasta el Estado. Un hombre capaz de sobrevivir en un medio en donde todo es intenso: las lluvias, el calor, la humedad, la selva, las noches, el sol y la vida.

 

El etnoturismo invita a respirar oxigeno sin estrenar, a convivir de manera sencilla con ambientes naturales cotidianos en la cultura afro e indígena, la selva, el río, la música, la cocina, las danzas, las tradiciones, la agricultura, es decir la cultura aflora en tertulias que se dan en posadas nativas, ranchos o tambos, al son de la luz de la noche y una buena botella de biche o balsámica, bebida de caña con yerbas mágicas que revitalizan el espíritu. 

 

Es una propuesta de interculturalidad, de convivencia con pueblos y paisajes, de atardeceres y aguaceros que invita a impregnarse de esta Colombia rica y virgen. La mirada del mundo hacia el Andén Pacifico o Chocó biogeográfico es otra. Se valoriza como uno de los patrimonios ecológicos, con que la naturaleza ha premiado al hombre, su hidroselva ocupa el primer puesto en el mundo en biodiversidad. Aquí se encuentran los más y importantes bancos bioegenéticos, concentrados en la flora y en la fauna silvestre y acuática. Las plantas y animales que en la época de los glaciares desaparecieron en otras latitudes, hoy constituyen endemismos que han pervivido en este espacio vital, surgido del fondo marino en el Plioceno y que ahora sirve de puente que une los dos subcontinentes americanos y a la vez, separa el Atlántico del Pacifico.

 

A compartir este patrimonio natural con un turismo especializado y atendido por nativos en  hoteles sin estrellas, están dispuestas las comunidades del Chocó, que claman por la paz en sus territorios, para poder abrir sus puertas a Colombia y el mundo.

 

LAS RUTAS ECOLÓGICAS Y CIRCUITOS

Visita a las comunidades Indígenas y artesanos que habitan en la zona

Recorrido por los senderos ecológicos: Observación de la Flora y fauna silvestre

Senderos de flores nativas, observación de plantas medicinales, aromáticas y ornamentales

Miradores

Canotaje, práctica de buceo y pesca deportiva

Toma de fotografías o filmación de la naturaleza.

Contacto con culturas autóctonas (Comunidades Afrocolombianas e Indígenas)